Cuando tenemos un bebé en camino y pensamos en cómo será su habitación, inevitablemente se nos viene a la mente la cuna, y es que es algo imprescindible para todo bebé porque es allí donde aprenderá poco a poco a tener una buena rutina de sueño, pero ¿qué debemos tomar en cuenta para elegir una cuna?

Lo principal a tomar en cuenta es el espacio del cual disponemos en la habitación donde pondremos la cuna. Una vez que hemos definido el espacio, entonces podemos tener la opción de elegir entre diferentes tipos de cunas:

Minicuna, su tamaño es mucho más pequeño que el de una cuna tradicional pero suelen ser prácticas para los primeros meses, incluso algunas traen ruedas y esto permite moverlas de un sitio a otro. La ventaja es que ocupan muy poco espacio y la desventaja es que a partir de los seis meses o incluso antes, el niño debe dormir en otra cuna o cama. Asi que todo dependerá de nuestro presupuesto a la hora de invertir en una minicuna. Cuna tradicional, generalmente sus medidas son estándar, es un modelo sencillo con barrotes, y en ocaciones se puede regular la altura del colchón para más comodidad, estas normalmente vienen reguladas por medidas de seguridad y su precio puede variar según la marca.

Cuna Evolutiva, son muy funcionales, estas cunas se convierten en una cama que el niño puede utilizar a partir de los 2 o 3 años dependiendo de cada caso. Resulta muy práctico tener cuna y cambiador y luego convertirlas en cama, escritorio y mesita auxiliar. Sin embargo son un poco más costosas y también suelen ser bastante más grandes que una cuna tradicional por lo que debemos disponer de mucho espacio y presupuesto.

Cunas de Viaje, son sumamente practicas para viajar, o trasladarnos a cualquier lugar, son fáciles de montar y ocupan poco espacio cuando están plegadas, sin embargo no deberían utilizarse de forma habitual, a menos que se coloque un buen colchón puesto que solo traen en somier, todo va depender del gusto de personal.

Cunas Colecho, son las que se acoplan a un lado de nuestra cama, y el bebé duerme a la altura de la madre o el padre. Invertir en este tipo de cunas dependerá de nuestro presupuesto y de si realmente es lo que se adecua a nuestras necesidades.

También es muy importante verificar que la cuna que elijamos cumpla con las medidas de seguridad adecuadas, entre las más importantes podemos mencionar:

  • Que el material no sea tóxico, como todos sabemos los bebes experimentan mordiendo todo a su alrededor y así evitamos el riesgo que pueda ingerir algo tóxico.
  • Que  sea resistente y rígida, así evitamos caídas o que este en constante movimiento.
  • El colchón se ajuste perfectamente a la cuna sin dejar espacios o huecos.
  • El espacio entre los barrotes bebe estar entre 45 y 65 mm para evitar que el bebé encaje alguna parte de su cuerpo.
  • Baranda móvil con seguridad para evitar que baje de forma accidental.

Además de todos estos aspectos a tener en cuenta, debemos considerar el lugar sonde se coloque la cuna, porque de nada sirve comprar una cuna que cumpla con todas las normativas de seguridad si la colocamos debajo de una estantería o cerca de una ventana, o colocamos en ella elementos decorativos como pegatinas o adornos que pueden representar un peligro para el bebé.

Lo importante es entender que son muchas horas de sueño las que necesitan los bebés y el descanso que significan esas horas de sueño para padres, por lo cual es necesario sentirnos cómodos y seguros con la alternativa que elijamos.

Recuerda también que compartir tu opinión y experiencia con otras madres es una forma de ayudarlas a tomar decisiones a la hora de adquirir algún producto. Así que esperamos vuestras opiniones en la sección de cunas de Buenas Madres.